Publicidad



DIRECCIONES

Encuentra todas las direcciones de los profesionales, marcas y tiendas que decoran esta casa Ver

Porche con cojines rayados

Campo y playa en Ibiza

Bebe de la tradición y se adapta a la vida actual, por eso es el destino perfecto para descansar entre el campo y la playa. Su interior blanco, al estilo ibicenco, se salpica de tonos tierra, azules y verdes.

Es cierto que el verano ibicenco suena a bullicio y a fiesta, pero hay rincones de la isla que, como este, invitan a la tranquilidad. Como si el tiempo discurriese por su cuenta y la esencia del mediterráneo renaciese en cada esquina. Aunque parezca tópico, es lo que se siente al pasear por el jardín observando esta casa.

Su arquitectura ha ido renovándose con los años, como se hacía en las casas payesas, con anexos, nuevos volúmenes y terrazas para disfrutar de las vistas del mar. A lo lejos, se dibuja el casco antiguo de Ibiza, y más cerca, el puerto de Marina Botafoch.

Sin perder su carácter tradicional, la casa tiene una personalidad absolutamente moderna. “Justo lo que se quería conseguir”, comenta Nicolae Draghici, buen conocedor de la arquitectura local, que se ha ocupado de la renovación, de los acabados y que ha colaborado con los propietarios en la decoración. “El aire minimalista de los espacios diáfanos, con una blancura impoluta en paredes y techos, y suelos de microcemento en color arena, se ha mezclado con un mobiliario inspirado en lo artesanal, realizado con materiales naturales: maderas, algodones y fibras vegetales”. El conjunto respira un aire rústico y muy mediterráneo, amenizado por algún detalle de estilo colonial escogido por los sueños, que son ingleses.

La planta baja de la casa se ha planteado como un gran espacio diáfano, donde un juego de niveles ayuda a marcar las diferentes áreas funcionales: salón, comedor y cocina. La continuidad entre ambientes, espontánea y dinámica, también se da entre el interior y el exterior. Como vivir sin muros. La blancura imperante se contrasta con detalles de color azul y verde. “Colores frescos, sugeridos por el mar y la vegetación”.

Las tres habitaciones de la planta superior cuentan con una terraza privada, como una extensión natural del dormitorio que invita a desperezarse con el aire fresco de la mañana.

Para llevar el sol también a los baños, se abrieron unas claraboyas que ofrecen luz cenital. “La dueña vio esta idea en un hotel rural y le encantó”. Y en efecto, los baños han adquirido una dimensión mágica. Con sus cuencos de piedra orientales como lavamanos, su bañera de diseño exenta y sus muebles de obra encalados en blanco. El nuevo estilo ibicenco.

 

 

¡Ve a la Galería de Fotografías y mira las fotos de esta casa!

Publicidad


¡Me encanta! ¡Quiero compartir!

0 Comentarios

Para opinar, debes identificarte o registrarte ¡Gracias!

Identifícate, por favor. ¡Hazte de El Mueble!¡Regístrate!.


¡Ups! Para participar, debes estar registrado

Identifícate, por favor. ¡Hazte de El Mueble! ¡Regístrate!

Otros artículos que te interesarán