Accesos rápidos


Publicidad



DIRECCIONES

Encuentra todas las direcciones de los profesionales, marcas y tiendas que decoran esta casa de invitados Ver

Salón con la chimenea encendida

Una casa salida de un cuento

Los propietarios de esta finca marbellí habilitaron este pabellón de invitados como una suite colonial. Sus amigos disfrutan aquí de días inolvidables. Visítala, y además descubre que algunas piezas de su decoración están a la venta en nuestra tienda a mejores precios. 

Las casas de cuento son fruto de la imaginación, pero también existen en la realidad: no hay más que acercarse a este pequeño y encantador pabellón de invitados para comprobarlo. Su propietaria, Vera, nos acompaña hasta él por un sendero de guijarros escoltado por arbustos, trepadoras y macetas andaluzas que ponen color y aroma mediterráneos a nuestra llegada. Ante nosotros aparecen dos volúmenes ensamblados, de color albero, salpicados por el verde de las buganvillas y coronados por tejados a cuatro aguas que atrapan la mirada gracias a sus tejas de cerámica verde vidriada. “Son tejas hechas a mano en este tono verde tan singular. Es lo primero que admiran nuestros amigos”.

Al cruzar el umbral, la magia sigue intacta. El techo nos muestra el envés del tejado, con la viguería a la vista, pintada del mismo tono crudo que las paredes. En el suelo, otra sorpresa: ahora Vera nos señala el magnífico mosaico hidráulico hecho a mano en la provincia de Granada, de un tono verde esmeralda que armoniza con el tejado.

La diseñadora Vanda Jewes es la artífice de esta seductora casita, situada en la gran finca La Huerta de San José, donde se encuentra la casa madre. Vanda ha dado prioridad a los tonos neutros para que el mosaico y las telas destaquen más.

En el salón, el fuego de la chimenea arde durante el día, y en el dormitorio, caldea las noches. Qué placer levantarse, respirar el aire de la mañana y compartir el desayuno con Vera, quien conoce la historia secreta de todos y cada uno de los rincones de la casa.

Pequeños toques de color

Armonía de verdes. El tejado está cubierto con unas originales tejas de cerámica vidriada y en los suelos hay mosaico hidráulico del mismo tono.

Blanco y madera. Con un tejado de vigas blancas y un ventilador, la casa recuerda a las casas coloniales.

Un armario que sirve de office

Todo a mano. El armario del salón contiene una minicocina para desayunos rápidos o para picar algo, con fregadero, placa y una nevera.

Integrado en el salón. El mueble combina celosías, cestos de mimbre y puertas blancas rematadas en verde.

Una chimenea en cada estancia

Al calor del fuego. En el dormitorio y en el salón dos chimeneas caldean el ambiente y aseguran que la casita pueda usarse también en invierno.

Texturas cálidas. Tapicerías de algodón y lino se combinan con jacquards y terciopelos en los meses más fríos.

 

 

Publicidad


¡Me encanta! ¡Quiero compartir!

1 Comentarios

  1. Una casita con encanto! Es realmente singular y acogedora. Preciosa.

    Amalua - 23/02/2013

    ¡Me gusta! (1 votos)

Para opinar, debes identificarte o registrarte ¡Gracias!

Identifícate, por favor. ¡Hazte de El Mueble!¡Regístrate!.


¡Ups! Para participar, debes estar registrado

Identifícate, por favor. ¡Hazte de El Mueble! ¡Regístrate!

Otros artículos que te interesarán


La web en Twitter